Voluntariado Humanista

Lic. Maruzella Serey Hernandez
Directora Internacional de Voluntariado Humanista
Lic. Maruzella Serey Hernández. / Directora Internacional de Voluntariado Humanista

Promover el humanismo solidario para construir una “civilización del amor”

ESCENARIOS ACTUALES

El mundo contemporáneo, multifacético y en constante transformación, atraviesa múltiples crisis. Estas son de distintas naturalezas: crisis económicas, financieras, laborales; crisis políticas, democráticas, de participación; crisis ambientales y naturales; crisis demográficas y migratorias, etc. Los fenómenos producidos por dichas crisis revelan cotidianamente su carácter dramático. La paz está constantemente amenazada y, junto a las guerras tradicionales que combaten los ejércitos regulares, se difunde la inseguridad generada por el terrorismo internacional, bajo cuyos golpes se producen sentimientos de recíproca desconfianza y odio, favoreciendo el desarrollo de sentimientos populistas, demagógicos, corriendo el riesgo de agravar los problemas y fomentando la radicalización del enfrentamiento entre culturas diferentes. Guerras, conflictos y terrorismo son a veces la causa, a veces el efecto, de las inequidades económicas y de la injusta distribución de los bienes de la creación. 

Estas inequidades generan pobreza, desempleo y explotación. Las estadísticas de las organizaciones internacionales muestran las connotaciones de la emergencia humanitaria en acto, que se refiere también al futuro, si medimos los efectos del subdesarrollo y de las migraciones en las jóvenes generaciones. Tampoco se encuentran exentas de  tales peligros las sociedades industrializadas, donde aumentaron las áreas de marginalidad[10]. De particular importancia es el complejo fenómeno de las migraciones, extendido en todo el planeta, a partir del cual se generan encuentros y enfrentamientos de civilizaciones, acogidas solidarias y populismos intolerantes e intransigentes. Nos encontramos ante un proceso oportunamente definido como un cambio epocal[11].  Este pone en evidencia un humanismo decadente, a menudo fundado sobre el paradigma de la indiferencia.

La cuestión social, como dijo Benedicto XVI, es ahora una cuestión antropológica[12], que implica una función educativa que no puede ser postergada. Por esta razón, es necesario «un nuevo impulso del pensamiento para comprender mejor lo que implica ser una familia; la interacción entre los pueblos del planeta nos urge a dar ese impulso, para que la integración se desarrolle bajo el signo de la solidaridad en vez del de la marginación».[13]

¿Qué es el Voluntariado?

El voluntariado es inequívocamente, un signo de los tiempos y que, los voluntarios, en palabras de Juan Pablo II constituyen un “«ejército» de paz difundido en todas las partes de la tierra, y un signo de esperanza para nuestros tiempos.”

Podemos decir además que el voluntariado es hasta cierto punto expresión de cómo una cultura se entiende a sí misma. Es decir hasta cierto punto los valores que una cultura transmite son, los valores que llevan al compromiso de mucha gente generosa y de buena voluntad. Por lo tanto de lo dicho podemos concluir que el tema del voluntariado es en el fondo el tema de la cultura. El debate en torno a la naturaleza del voluntariado expresa el debate en torno a la naturaleza de la cultura. Incluso podremos decir que si bien el voluntariado es expresión de la cultura, la cultura a la vez es a la vez, expresión de la antropología, es decir de lo que entendemos del hombre, de su valor y destino.

En el mundo occidental post moderno, son muchas las iniciativas que son promovidas por diversos sectores de la sociedad. Sin embargo es importante señalar que no todas estas iniciativas de voluntariado responden a una recta comprensión de Dios, de la persona humana, del mundo, y en general del universo de la creación.

En la realidad del voluntariado, como fenómeno complejo, amplío y extendido vemos que se hace evidente la necesidad de una mayor comprensión de las prioridades que se hacen urgentes promover. Sobretodo porque vivimos en un mundo y en una cultura que aparece muchísimas veces completamente extraviado en la comprensión de su propia identidad y destino.

Quizas resulten tremendamente sugerentes las palabras del Cardenal Martino en la presentacion del Compendio de la Doctrina Social de la Iglesia:

“Transformar la realidad social con la fuerza del Evangelio, testimoniada por mujeres y hombres fieles a Jesucristo, ha sido siempre un desafío y lo es aún, al inicio del tercer milenio de la era cristiana. El anuncio de Jesucristo, “buena nueva” de salvación, de amor, de justicia y de paz, no encuentra fácil acogida en el mundo de hoy, todavía devastado por guerras, miseria e injusticias; es precisamente por esto que el hombre de nuestro tiempo tiene más que nunca necesidad del Evangelio: de la fe que salva, de la esperanza que ilumina, de la caridad que ama”

El voluntariado desde la perspectiva cristiana nos ofrece una riqueza única e irrepetible que vale la pena conocer a fondo.

el voluntariado alcanza su plenitud en la virtud de la caridad. En este sentido Juan Pablo II nos dirá que:

“La caridad representa la forma más elocuente de evangelización porque, respondiendo a la necesidades corporales, revela a los hombres el amor de Dios, providente y padre, siempre solícito con cada uno. No se trata de satisfacer únicamente las necesidades materiales del prójimo, como el hambre, la sed, la carencia de vivienda y la asistencia médica, sino de llevarlo a experimentar de modo personal la caridad de Dios.

JUAN PABLO II

A través del voluntariado, el cristiano se convierte en testigo de esa caridad divina; la anuncia y la hace tangible con intervenciones valientes y proféticas

Visita Nuestros proyectos de Filantropía

Las donaciones se hacen online vía PayPal. Deseas hacer tu donación, sigue este link http://www.salesians.de/donacion

Mayor Información:

Voluntariado Salesians University
C/O Serey Hernandez
Vereinsstrasse 41
20357 Hamburg. Deutschland

attn:  Licda. Maruzella Serey Hernández (ver profile)
Tel/Whatsapp +49 176 5442 7400
E-Mail: maruzella@salesians.de